Aproveché que la sabrosa novia de un carnal se peleó con él para ir a consolarla con mi reata bien parada.
Descargar Video
Aproveché que la sabrosa novia de un carnal se peleó con él para ir a consolarla con mi reata bien parada.

Será muy mi cuate, pero como diría mi madre: el que se fue a la villa perdió su silla. Me cae a toda madre el vato, pero la neta siempre se pasa de cabrón con sus viejas. Esta última chava, con todo y que está bien pinches sabrosa, se enteró a la mala de que mi amigo iba seguido a las cantinas y se chingaba a las viejas aguadas que fichean por ahí. Como la pobre no quería hablar con sus amigas porque todas le habían dicho que mi amigo era un reverendo hijo de puta y le daba vergüenza reconocer que le habían visto la cara de pendeja, me llamó a mí, vino a mi casa y el enojo y el rencor le ganaron tanto que terminamos cogiendo para que la morra pudiera “pagarle con la misma moneda” a mi carnal aunque, para serles sincero, yo creo que a él va a valerle tres hectáreas de verga.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed