Repentinamente mi amiga y yo pasamos de pistear tranqui en mi cantón a culear bien sabroso sobre el colchón.
Descargar Video
Repentinamente mi amiga y yo pasamos de pistear tranqui en mi cantón a culear bien sabroso sobre el colchón.

Con la cruda culera que me agarró a la mañana siguiente, la neta es que no recuerdo muy bien a bien qué fue lo que pasó. Todo lo que sé es que despertamos desnudos en mi cuarto y que en algún momento que no recuerdo, puse a grabar mi celular que fue el único testigo de la tremenda cabalgata que se dio mi amiga sobre mi estaca. Si bien es cierto que desde que la conocí había tenido ganas de chingármela, la verdad es que nunca pensé que haría mi sueño realidad porque la vieja tiene vato. Pero ahora me la jalo todos los días viendo lo rico que la hice correrse sobre mi chorizo y olvidarse de su chavo mientras se clavaba mi estaca.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed